Puerto de Santa Fe: a 112 años de la piedra fundamental

Por Rocío Piccoli

Un 10 de octubre, pero de 1904, se colocaba la piedra fundamental del Puerto de Santa Fe.

Puerto de Santa Fe, Dique 2.
Puerto de Santa Fe, Dique 2.

De carácter portuario desde su fundación, la historia de nuestra ciudad de Santa fe de la Vera Cruz se acuna, mansa, entre los brazos del río. Habiendo gozado del privilegio de puerto preciso hasta 1780, la ciudad contó con variedad de proyectos portuarios, de los cuales sólo algunos llegaron a concretarse.

Antecedentes

El antecedente más cercano al actual emplazamiento del Puerto de Santa Fe lo encontramos en Colastiné.

El crecimiento comercial iba en aumento y hacía patente la necesidad de abrir caminos a la exportación. La falta de calado del río, tornaba dificultoso el ingreso de navíos hasta Santa Fe, motivo por el cual el Dr. José Gálvez comienza a evaluar la factibilidad de establecer un puerto a orillas del Río Colastiné (cuyo calado favorecía ampliamente la navegación). Motivado por este interés, Gálvez consiguió interesar sobre la idea a los poderes gubernamentales (provinciales y nacionales), al tiempo que lograba la aprobación de un proyecto de prolongación de una línea férrea hasta el río ―desde la vía ya tendida del ferrocarril a Las Colonias―. Así, inaugurada la nueva estación terminal en octubre de 1886, y construidos los dos muelles sobre el Río Colastiné, se funda el antiguo Puerto de Santa Fe, habilitado a nivel nacional en marzo de 1889.

Pasado un pequeño tiempo de prosperidad, el primitivo puerto se tornó insuficiente para absorber el intenso tráfico de cereales, quebracho y demás mercaderías. Por tal motivo, se habilita en 1900, Colastiné Norte o Puerto Nuevo, gracias a las gestiones del Ferrocarril Central Santa Fe. El primitivo puerto adquiere la denominación de Colastiné Sur y continúa con la labor de carga y descarga de cereales, rollizos, extracto de quebracho y mercaderías generales, mientras que Colastiné Norte se encargará, específicamente, del trabajo con productos forestales (carbón, rollizos, etc.).

Se trataba de puertos pequeños, de carga y descarga manual, que eran azotados periódicamente por importantes inundaciones. Las operaciones portuarias eran primitivas, y grandes los desperdicios que la actividad arrojaba a la playa de la estación. A raíz de estos inconvenientes, y del auge que iba tomando el comercio fluvial, la idea de realizar la construcción de un complejo portuario —tanto de cabotaje como de ultramar— conforme a las necesidades y adelantos de la época, se irá ganando adeptos entre los gobernantes de la ciudad.

Puerto de Colastiné, 1902.
Puerto de Colastiné, 1902.

El Puerto en la Ciudad de Santa Fe

Un gran número de personas soñaron y trabajaron en pos de cristalizar el sueño de una estación fluvial efectiva en Santa Fe. No obstante, será recién durante el gobierno de Dr. Rodolfo Freyre que esta empresa alcanzará su objetivo. Las adversidades que afectaron el proyecto no fueron pocas, sin embargo, no amedrentaron el espíritu del gobernador Freyre y su visión progresista.

La lucha se coronó, finalmente, en noviembre de 1903 con la sanción de la ley N° 4.269, que autorizaba al Gobierno Nacional para contratar con el Gobierno Provincial, por cuenta y bajo la dirección de éste, la construcción y explotación de las obras del puerto de ultramar.

Luego de tantos esfuerzos, resultaba evidente la necesidad de sellar el triunfo con una conmemoración que estuviese a la altura de las circunstancias. Por tal motivo, se organizó un acto para llevar a cabo la colocación de la piedra fundamental del puerto, eligiendo para ello la fecha del 10 de octubre de 1904.

Personajes distinguidos de Buenos Aires y provincias hermanas, concurrieron aquella jornada. En representación de Julio Argentino Roca, asistió el Secretario de la presidencia Dr. Jaime Llavallol, y no faltaron las delegaciones de la prensa nacional, el ejército, la marina y comisiones representativas de las ciudades y pueblos de la Provincia.

Concluidos los acordes del himno nacional, Monseñor Boneo ―Obispo de la Diócesis―, procedió a bendecir la piedra fundamental y dio paso al simbolismo de las primeras ‘paladas de tierra’, efectuadas por el Señor Gobernador, el Secretario de la presidencia y otras personalidades presentes. Acto seguido, el Dr. Freyre pronunció un memorable discurso, broche de oro de lo que se constituiría en el inicio de una obra fundamental para el despegue económico de Santa Fe.

Embarque de quebracho en el Puerto de Santa Fe.
Embarque de quebracho en el Puerto de Santa Fe.

Concretando anhelos

A pesar de la meta alcanzada, no todo se sucedió con la prontitud deseada. Diversas dificultades económicas hacían demorar el curso de las obras, al tiempo que la gran creciente de 1905 obligaba a modificar los planos iniciales. En el Ejecutivo Provincial, el Dr. Pedro Antonio Echagüe ―que había sucedido a Rodolfo Freyre― asumía con igual ahínco la concreción del anhelado sueño, llevando a cabo la financiación de la empresa y salvándola de la crisis a través de un empréstito.

Fueron necesarios seis duros años de trabajo para sortear todas las dificultades, y así, el 2 de octubre de 1910, el pueblo santafecino pudo finalmente contemplar con júbilo la inauguración del Puerto de Ultramar en la ciudad. Por su parte, el 30 de diciembre del mismo año, el Presidente Roque Sáenz Peña promulga el decreto que habilitaba el Puerto para el servicio público y, el 1º de enero de 1911, Santa Fe ve arribar al Dique Uno el primer transatlántico denominado “Ministre Berhaert”, de bandera Belga y perteneciente a la agencia marítima ‘Norman Hnos.’.

Trabajo en el Puerto de Santa Fe.
Trabajo en el Puerto de Santa Fe.

Todas las fotos fueron extraídas del archivo digital de la Fundación Histarmar, Historia y Arqueología Marítima.