Parque Juan de Garay: a 93 años de su bautizo

Por Federico Garmendia Molas

Primero funcionó como cementerio católico. Luego, como vivero municipal. Años después, ya como un jardín que llevaba otro nombre. Y desde 1923, este espacio público del oeste de la capital provincial es conocido como Parque Juan de Garay.

Un joven de apenas dieciocho años está aprendiendo a conducir. En el lugar del acompañante, un hombre no deja de darle indicaciones sobre qué hacer para tener éxito en el examen y adquirir su licencia. El muchacho observa, pero a la vez denota una confusión ante la metralla de conceptos. Sin embargo, días después, aprobará y quedará habilitado para circular por las calles de Santa Fe (esquivando los infinitos baches prolijamente distribuidos a lo largo y a lo ancho de la ciudad, porsupuesto). 

Más allá, unos seis púberes juegan a la pelota. En este momento están resolviendo una jugada que puede cambiar el curso del partido: una supuesta mano dentro de una supuesta área en una supuesta cancha. Como suele ocurrir en estos casos el – también supuesto porque no tengo la certeza – dueño del balón y presunto autor de la falta, dice que la mano fue fuera del área y que si no están de acuerdo con su fallo, se termina el partido. Rápidamente el resto acepta la decisión y el partido sigue.

En otro sector, una pareja se está haciendo una sesión de fotos pre natal. La nena se va a llamar Guadalupe y va a nacer en febrero. La futura mamá da indicaciones al fotógrafo y le dice que ni se le ocurra subir esa foto porque salió con la cara redonda.

Parque Juan de Garay: a 93 años de su bautizo
Parque Juan de Garay: a 93 años de su bautizo

Estas son unas de las tantas postales del parque Juan de Garay, que en sus orígenes y hasta 1904 era un espacio destinado al descanso eterno, más concretamente, un cementerio. A partir de esa fecha y hasta 1918, funcionó allí un vivero municipal. Ese mismo año, se sancionó una ordenanza municipal (la número 1.783) mediante la cual se cambió de nombre por el de un reconocido poeta nacido y fallecido en Buenos Aires: Carlos Guido y Spano. Tal vez por ello, apenas cinco años después, se buscó otro mote que tenga mayor relación con la identidad santafesina y fue así que el 13 de noviembre de 1923 se reemplazó el nombre de este espacio público por el de Parque Juan de Garay.

Tiempo de cambios

Tiempo después se cambió nuevamente el nombre por el de quien fuera intendente de la ciudad entre 1897 y 1900: Doctor Eugenio Puccio. Sin embargo, el 19 de noviembre de 1939 se inauguró la nueva traza del parque, recuperando su anterior nombre en memoria al fundador de Santa Fe. Ese mismo año, el espacio ingresó a un programa provincial de desarrollo de parques. En 1946 pasó a llamarse General Manuel Belgrano y finalmente en 1949 retomó el de Parque Juan de Garay, nombre que se mantuvo hasta la actualidad.