Angel Bolcatto y su taller de vulcanización

¿Cuántas expresiones repetimos sin saber, a ciencia cierta, de dónde vienen?

En esta nueva edición de Santa Fe en boca de sus abuelos, les presentamos la historia de Ángel Bolcatto y su familia, contada a través de la voz de su hija Haydée y los escritos de su único hijo varón Miguel Ángel. La narración contiene innumerables pormenores de suma riqueza, pero nos centraremos en las memorias que describen cómo llegó a tener su propio taller de vulcanización.


Portada1


Entrevista a Haydée Bolcatto de Von Oertel

Textos Miguel Ángel Bolcatto

Haydée nos recibe en su casa. Sobre la mesa de mantel verde con puntilla bordada al crochet, papeles varios, un título desgastado, un libro escrito a mano y un gran álbum familiar. Tanto el libro como el álbum, contienen textos de su hermano Miguel Ángel, un apasionado de la historia y la cultura, quien se ocupase de investigar y tomar nota de los orígenes familiares.

Esta historia comienza en Italia. En el pueblo de Montebello muy cerca de Verona, vivía la familia Bolcato con siete hijos varones. El mayor, Valentino, se casó con Lucía Rigón y fueron a vivir a Vicenza donde nacieron Hermenegildo (Gildo), Héctor (nuestro abuelo paterno) y José. En el año 1898 emigraron a la Argentina y se instalaron en San Carlos Centro donde nacerían otros cuatro hijos, que completarían también siete hijos varones; Victorio, Francisco, Valentín (Titi) y Domingo (Tata). Cada uno de los siete hermanos formaron una gran familia pero cambiaron el apellido por error, con doble T,:  Bolcatto. Victorio se instaló en Rosario, José en Córdoba, Titi quedó en San Carlos y los otros cuatro en Santa Fe.’. (Miguel Ángel Bolcatto)

Haydée Bolcatto: Vivieron primero en San Carlos. Vinieron, los padres de Don Héctor. La abuela Rigón, que le decíamos ‘La Noneta’, esa yo la conocí, era petisita, de cara redondita, y el Valentino, ese dicen que era malísimo, de carácter fuerte, dicen que tenía una escopeta detrás de la puerta, claro, eran otras épocas viste. Valentino tenía un almacén por mayor.

Cuando vino de allá no sé si tenía 4 o 5 años Don Héctor, mi abuelo. Después, uno de los hermanos se fue a Rosario, otro de los hermanos quedó en San Carlos, otro en Santa Fe…Y él se quedó en San Carlos, y se ve que quedó al frente del almacén ese que tenían ahí. Pero, después, se vino a Santa Fe, y él tuvo 7 hijos, siete hijos el lobizón; menos mal que después vino la Consuelo que es mujer, entonces cortó la racha. Ellos estaban instalados ahí en calle 4 de enero, el frente de la casa es exactamente igual a como cuando vivían ellos, me acuerdo porque yo cuando tenía 6, 7 años iba a la casa.

Barrio Cultura: ¿4 de enero y qué?

Haydée Bolcatto: Casi esquina Suipacha, la mano de acá. No era bien en la esquina, sino la casa de al lado.

‘Ettore (Héctor) que era italiano y había llegado con solo dos años vivió su infancia y juventud en San Carlos Centro donde se casó con Angela Manassero, hija de piamonteses, ambos muy jóvenes. Tuvieron aquí seis hijos varones y los sobrevivientes fueron: Angel (Lito), Danilo, Aurelio, Hipólito (Polo) y finalmente en Santa Fe en 1932, María del Consuelo, única mujer después de tres generaciones de varones. Don Héctor tuvo varias actividades en San Carlos y al último una forragería donde Angel (Lito) trabajaba como mandadero. Pero en la crisis económica mundial de 1929 obligó a la familia a trasladarse a Santa Fe. Compraron una casa en calle 4 de enero 3148, con frente rosado, que aún existe y Angel trabajaba en los talleres Ford de la familia Orsi. Angel tenía una novia en San Carlos llamada Josefina Lanfranco, muy conocida en el pueblo porque actuaba en el teatro independiente, pero a su vez conoció a Matilde Aimino, su vecina, comenzando un romance.’. (Bolcatto, M.A.)

A la izquierda Ángel en su gomería de 9 de julio y Junín. A la derecha Ángel y Matilde en Tucumán. Fuente: álbum familiar.
A la izquierda Ángel en su gomería de 9 de julio y Junín. A la derecha Ángel y Matilde en Tucumán. Fuente: álbum familiar.

Haydée Bolcatto: Mi papá era un pillo ya, él tenía una novia oficial en San Carlos, habían vivido tantos años en San Carlos que tenía una novia y se llamaba Josefina. Y después, que se vinieron a Santa Fe, mi mamá estaba en la casa de una vecina de mi abuela, en esa misma calle 4 de enero, dos o tres casas más allá. Era una familia buenísima, medio como que la adoptó a mi mamá, porque mi mamá ya era huérfana de padre y madre desde chica, se vino sola a Santa Fe a los 18, 19 años. Bueno, y mi papá le empezó a arrastrar el ala, como decíamos nosotros en esa época, a la vecinita, viste, le gustó. Y empezaron a noviar. Hasta que una vez mi mamá se enteró que tenía la otra novia, claro porque se iba a San Carlos los fines de semana o se iba a dar una vuelta por allá.

‘Ocurrió que Don Orsi le propuso a Angel viajar a Tucumán para atender el mantenimiento mecánico de los tractores que se habían vendido para la zafra. Angel aceptó y partió para Tucumán y según se cuenta, él dijo: ‘La que quiera seguirme que me siga’. Josefina no se movió de San Carlos, lógicamente, pero Matilde, huérfana, que nada tenía por perder y mucho por ganar, hizo su valija, se despidió de todos sus parientes de Rafaela y tomó el tren para Tucumán, donde se encontraría con Angel, tenía 19 años.’. (Bolcatto, M.A.)

Haydée Bolcatto: Mi papá fue a trabajar a Tucumán y después se vino a Las Rosas a trabajar con el tío Victorio que había puesto una gomería. Mi mamá volvió a Santa Fe a comprar a Miguel Ángel. Poco tiempo estuvieron en todos esos lugares. Después vinieron a Santa Fe y entonces, ahí, con Aurelio que ya era más grande, pusieron el taller de vulcanización, la gomería, allá por 1935,36. A ellos les gustaban mucho los autos. Aurelio después, tuvo un taller muy grande ahí en calle Suipacha, cuando se casó.

Barrio Cultura: El taller de vulcanización de tu papá ¿en dónde estaba?

Haydée Bolcatto: En 9 de Julio y Junín, bien en frente de la Escuela Industrial. Se empezó a hacer importante porque a raíz de la guerra no entraban elementos, no entraban cubiertas por ejemplo. Viste que los autos tenían todos esas cubiertas más finitas esos coches viejos. Entonces, ¿qué había que hacer?, había que comprar caucho, compraban los rodillos de caucho y recauchutaban las cubiertas, vulcanizaban. Había unas máquinas especiales para vulcanización y todo eso.

Taller de Vukcanización/Gomería de Angel y Aurelio, ubicado en calle 9 de Julio y Junín. Al frente un surtidor de nafta. Fuente: álbum familiar
Taller de Vulcanización/Gomería de Angel y Aurelio, ubicado en calle 9 de Julio y Junín. Al frente, un surtidor de nafta. Fuente: álbum familiar.

Barrio Cultura: Así que de ahí viene la palabra ‘recauchutar’…

Haydée Bolcatto: Claro, recauchutar, mirá vos lo que estás aprendiendo. Claro, recauchutaban las cubiertas, las remendaban, es como una modista que llevas un vestido a arreglar. Entonces ahí se arreglaban las cubiertas, porque si no, no tenían con qué andar; el abastecimiento de Europa no era…no alcanzaba para Europa viste.

Entonces, mi papá estuvo esos años trabajando, pero siempre saliendo adelante, él ya tenía una familia. De ahí, fue cuando deciden irse a San Francisco, no sé cómo habrá sido la iniciativa… Pero se fue a San Francisco, y puso allá un taller de vulcanización. Fue justo, él siempre cuenta, el asunto de la guerra, así que puff era un negocio que hizo así, entonces ahí empezó a hacer dinero, digamos. Y ahí nací yo también.

Y Aurelio hizo lo mismo, puso ese taller, pero acá en calle Suipacha…a mí me parece que es en esa misma cuadra donde está la estación de servicio, entre San Martín y 25 de Mayo, era en una de esas calles.

Documento que certifica el cargo de Profesor de Vulcanización de Angel Bolcatto. Fuente: álbum familiar.
Documento que certifica el cargo de Profesor de Vulcanización de Angel Bolcatto. Fuente: álbum familiar.

Según documentos adjuntos, Angel Bolcatto fue profesor de vulcanización en la Escuela de Mecánica del Automóvil durante 4 años desde 1° marzo de 1936 hasta fin de 1939 designado por el Ministerio de Instrucción Pública de la Pcia. de Santa Fe, para lo cual debió presentar un tablero de trabajos prácticos y demostrar la idoneidad suficiente. En 1940 se trasladó con la flia. a San Francisco (Cba.) para abrir un taller-gomería.’. (Bolcatto, M.A.)

Haydée aún conserva el título de Maestro de Vulcanización de su padre.

Angel (el de moño) dando clases de Vulcanización en la Escuela de Mecánica del Automóvil. Fuente: álbum familiar.
Angel (el de moño) dando clases de Vulcanización en la Escuela de Mecánica del Automóvil. Fuente: álbum familiar.

 

Los protagonistas de estas historias no son personalidades reconocidas, ni destacadas. Quizá nunca hayas oído hablar de ellos. Sin embargo, cada uno conserva el tesoro de un pasado, una ciudad que fue, unas calles de tierra, profesiones olvidadas, costumbres, rituales, lugares, momentos… Una historia, que los hace y ‘nos hace’. 
Santa Fe en boca de sus abuelos