Se realizó una ‘ideatón’ de convivencia vial

El pasado viernes 30 de junio, se llevó a cabo en nuestra ciudad un encuentro para debatir sobre los problemas de la convivencia vial. Participaron referentes de distintas agrupaciones de la sociedad civil, así como particulares que se acercaron para expresar su opinión. Barrio Cultura estuvo ahí para contártelo.

Ideatón de convivencia vial
Ideatón de convivencia vial

Numerosos y bien visibles son los problemas generados en torno a la convivencia vial en la actualidad. Santa Fe no es ajena a esta situación, por eso Barrio Cultura decidió acercarse —pasear de ‘barrio en barrio’— para recabar las diferentes voces que conforman esta gran red.

El encuentro, estuvo organizado por Santalab, cuya sigla significa Laboratorios de Innovación Ciudadana. Dicho espacio, pertenece al Gobierno de la Provincia y reúne diferentes iniciativas de colectivos de la sociedad civil. Este encuentro particular, nació a partir de diversos pedidos realizados por grupos de ciclistas de la ciudad (fundamentalmente, Santa Fe en Bici), y pretende continuar con debates que se vienen trabajando desde el año pasado.

Una tarde cálida de invierno

El reloj marca las 16:30 horas, es viernes 30 de junio en la ciudad de Santa Fe. No son pocos los que ya se agolpan frente al ingreso de la Cervecería, sobre calle Calchines, resistiendo incólumes los intensos rayos de sol. A la espera de la señal de entrada, algunos charlan amenamente, un grupo de jóvenes ríen entre sí, mientras que otros atan sus bicicletas.

Minutos después, una de las encargadas nos hace pasar. En el ‘pub’ de la cervecería, nos reciben los organizadores y una barra con variedad de tés, cafés y algo para picar. Se vive un clima cálido entre las mesas que se van poblando poco a poco, y algún que otro mate comienza a circular.

Entonces, Mariana Romiti —coordinadora de Santalab— se coloca al frente para dar comienzo formal al evento. Las palabras de Diego Gismondi —Subsecretario de Innovación Pública de la Provincia—, Eduardo Alfaro —asesor del Diputado Paco Garibaldi— y Sebastián Kelman —Agencia Provincial de Seguridad Vial— abren la tarde. Seguidamente, se da lugar al espacio de taller. Para facilitar el trabajo, se arman varios grupos y a cada uno se le asigna una moderadora que guiará la actividad.

DSCN5904
Mariana Romiti dando apertura al evento.

Múltiples voces

Muchos y variados fueron los actores que se acercaron para participar del encuentro-taller. Entidades de la sociedad civil santafesina, como los colectivos ciclistas Santa Fe en BiciPURO Ciclismo Santa Fe, profesionales de la arquitectura pertenecientes al colectivo Contact_to (Taller Maipu), representantes de la Cámara de Taxistas de Santa Fe y de la Cámara de Estaciones de Servicio, peatones, promotores de la movilidad sustentable, representantes del Ente de la Movilidad de Rosario, autoridades del Gobierno provincial, docentes e, incluso, 19 alumnos de una escuela de nuestra ciudad. Para todos formulamos un mismo interrogante, no obstante, las respuestas fueron muy diversas.

La pregunta: ¿Cuál considera el mayor problema en la convivencia vial y cómo lo vive a diario?

Alejandro Trucco, vecino del barrio Candioti, quien se acercó de manera particular junto a su familia, sostuvo: ‘A mi me parece que falta información, la gente no está informada de cómo son las reglas que hay que tener en cuenta para vivir en la ciudad. Sobre todo la convivencia entre peatones, ciclistas y automotores.’. Cuando le consultamos por una posible solución, Alejandro afirmó la importancia de una campaña de concientización, y recordó su experiencia en un país vecino donde ‘(…) no funcionaba nada; hasta que, hablando mal y pronto, hubo que empezar a bajar línea, y con el rigor entendieron todos, las multas eran exageradamente fuertes y bueno parece que ese fue el sistema que, por desgracia, tuvo éxito.

Por su parte, Diego Gismondi, Subsecretario de Innovación Pública del Gobierno provincial, comentó: ‘Pasé por las cuatro mesas, y en las cuatro subyace esta cuestión de la competencia del que maneja versus el que se mueve a pie. Por ejemplo, una de las cosas: en el centro no se puede estar, ¿en qué no se puede estar en el centro es la pregunta? En auto no se puede estar. Osea, el peatón sí puede estar, el ciclista sí puede estar, el motociclista también. Entonces, creo que un desafío grande, y una expectativa que nosotros deberíamos tener es que, cada tipo de conductor o persona que anda por la calle debería ponerse de acuerdo en una convivencia única. (…) Me parece que hay una cuestión del respeto que gira en todas las mesas.’

Espacio de taller, debatiendo en grupos.
Espacio de taller, debatiendo en grupos.

Otra voz que se hizo escuchar fue la de los taxistas. Juan Carlos Gómez, Vicepresidente del ente que nuclea a los titulares de taxi en Santa Fe, expresó a Barrio Cultura: ‘Desde mi punto de vista, el mayor problema es el abandono que hay desde la parte del Gobierno en educación vial. La educación vial, si uno quiere que un adulto llegue preparado tiene que, desde los primeros momentos en que está cursando en un colegio, tiene que tener un apoyo, una idea de cómo conducirse en la calle, no solamente en bicicleta, hablamos como peatón también. Y el respeto, que se ha perdido mucho, tanto de la casa como de la escuela, de la escuela a la casa.‘.

Mariana Salvador, desde el colectivo Santa Fe en Bici y como una de las organizadoras del evento, manifestó que el mayor problema en la convivencia vial es ‘la transgresión a las normas y la falta de empatía hacia el otro. Obviamente que, cada sujeto considera desde su subjetividad al problema como algo diferente, según si sos peatón, si sos ciclista, si vas manejando un taxi o estás sentado en un colectivo, o vas manejando un colectivo; pero principalmente tiene que ver con lo interno, de que transgredimos las normas de tránsito y no somos empáticos en relación al otro.‘. Al consultarle cuál sería una acción para empezar a modificar este panorama, Mariana expresó: ‘Para mi multas acordes; y, en realidad, lo digo por los estudios que leí sobre el país que menos accidentes de tránsito tiene y que mejor funciona que es Suiza (…). Ellos llevaron adelante un plan muy importante en cuanto a educación, pero lo que principalmente generó el cumplimiento de las normas fueron las multas acordes, pagables y posibles, mientas que la educación —a través de campañas y de cientos de intervenciones— se fue dando pero más a largo plazo.’.

Debatiendo en grupos.
Debatiendo en grupos.

Otra voz presente fue la de las estaciones de servicio. Mariano Boz, Presidente de la Cámara de Estacioneros, manifestó: ‘Bueno, nosotros, como estaciones de servicio, estamos en contacto todo el tiempo (…) con la gente, particularmente y puntualmente, en nuestro caso, con los automovilistas, motociclistas y bueno, en algunos casos, camiones y colectivos (…) como estamos las 24 hs. en la calle, no tenemos puertas, no tenemos paredes, es constante la violencia que vemos en la sociedad, en cualquier cosa. (…) Entonces, nosotros estamos en constante visión de esa problemática que hay en la sociedad, y no es que estamos ni en contra de los peatones, ni en contra de las bicicletas, sino que queremos tratar de armonizar, brindar un servicio, pero creemos que la única salida no es solamente el control, como lo vemos bastante en las estaciones céntricas, sino que la educación es la base para poder cambiar un poco la cultura que es lo que hace de no pensar en el otro de pensar siempre en mi auto, en mi bicicleta, en la actividad que yo estoy haciendo en ese momento y no en el otro.‘.

Victoria Borgarello, desde el colectivo de profesionales Contact_to, por su parte expresó: ‘Y, de la convivencia vial se puede decir que, uno de los problemas principales, es el soporte, es la infraestructura necesaria para que realmente exista una red de movilidad que permita la convivencia de los distintos medios, creo que eso sería como básico como para hoy decir cuál es el problema. Después, tiene que ver con la educación y el comportamiento ciudadano, la construcción de la ciudadanía es como la segunda cosa que debería estar. Pero son las dos cosas, lo físico y lo social.’. Sobre las posibles acciones para empezar a cambiar esta situación, Victoria afirmó lo siguiente: ‘Que salga la ley de movilidad, primera medida. Segunda medida, es que la ciudad, el Estado, propicie una estructura necesaria, para que haya realmente una red de movilidad sustentable. Desde ese lugar, la tercera cuestión sería, de alguna manera, reglamentar el uso del automóvil en la ciudad, osea en los centros urbanos, hasta dónde puede llegar, y fomentar el transporte público como pata que se conecta con toda la movilidad sustentable.‘.

Seguidamente, Barrio Cultura se acercó a dialogar con Marcela Cairoli, ella es docente de la Escuela Secundaria N° 262 ‘República Argentina’, y participó del evento junto a diecinueve alumnos. ‘Bueno, yo creo que el mayor problema en la convivencia vial es que no respetamos los derechos de los demás, en el sentido que, si yo tengo auto paso por encima de las bicicletas o el peatón, porque tengo una armadura más grande que la del otro y bueno, por ahí las motos también hacen lo mismo. La ciudad se transforma en una jungla, en donde la ley del más fuerte es la que impera.‘. Por otra parte, nos comentó sobre la asistencia de los adolescentes: ‘Sí, vinimos con alumnos de la escuela Nº 262 acá de Santa Fe y bueno, los chicos tuvieron una actividad previa antes de venir acá, miraron unos videos sobre movilidad urbana, yo soy profesora de geografía. Y bueno, ahora están acá participando a ver si pueden aportar alguna idea para que todos podamos convivir en la ciudad.‘.

Puesta en común.
Puesta en común.

En tanto, Graciela Azcona, como psicóloga social y una de las moderadoras del evento, sostuvo: ‘(…) uno de los mayores problemas de la convivencia vial, tiene que ver con todo lo que cada una de las personas reproducimos en nuestra conducta, respecto de lo que habitualmente vamos siendo. Es decir, si tenemos poca empatía, si el otro no nos interesa tanto, si hay un individualismo bastante exacerbado, esta conducta se reproduce en lo vial, por lo tanto no lo voy a tener en cuenta al otro, no me va a importar lo que le pase y esta cuestión de la propiedad privada ‘yo y mi vehículo, mi vehículo y yo’ transitando como en soledad por las calles; o, desde lo peatón también, es decir, cruzo por donde quiero, no tengo en cuenta las normativas…‘.

Durante la tarde, también se hicieron presentes voces rosarinas. Mariel Figueroa, como promotora de la movilidad sustentable, expresó: ‘Yo creo que el mayor problema que tenemos es que no nos estamos reconociendo entre nosotros, y no aceptamos que existe un otro. Si nosotros, aprendiéramos a convivir en la calle, a respetar al otro, a respetar la vida del otro (la vida realmente es sagrada en ese sentido), disminuiríamos un montón los conflictos que tenemos en las calles. Y los conflictos que tenemos en la calle, son el fiel reflejo de los conflictos que existen en la sociedad, osea el transito no es ajeno a lo que nos está sucediendo como sociedad y lo que es nuestra cultura y por qué llegamos a eso.’. Por su parte, Nicolás Baudino, en representación del Ente de Movilidad de Rosario, manifestó: ‘En la convivencia vial yo pienso que, fundamentalmente, hay dos cuestiones importantes, primero es el tema del individualismo, osea de la condición cultural que hace no considerar las consecuencias de los actos propios o como la convivencia vial es una cosa colectiva. Y , en segundo, creo que es un problema muy serio el abuso de las velocidades, fundamentalmente por los medios motorizados.’.