Proyecciones en el ISCAA: Tierra en Trance

Tierra en Trance, dirigida por el cineasta brasileño Glauber Rocha en 1967, constituye un pilar fundamental en la corriente cinematográfica conocida como Cinema Novo. La película resultaría ser el último grito desesperado de Rocha antes de verse obligado a abandonar las temáticas políticas de sus películas por el régimen militar instaurado en Brasil durante la década de los 60. El film será proyectado el jueves 10 de mayo, a partir de las 20 Hs., en el microcine del Instituto Superior de Cine y Artes Audiovisuales (San Jerónimo 1872), en el marco del ciclo de proyecciones organizado por los integrantes del Centro de Estudiantes de la institución (CECAA). El evento es con entrada libre y gratuita.

TERRA1


Ciclo de proyecciones

La propuesta surge de una iniciativa por parte del CECAA (Centro de Estudiantes de Cine y Artes Audiovisuales) para fomentar la visibilidad de diversas producciones cinematográficas. La programación incluye películas de origen local, nacional e internacional, y las funciones se realizan en la Sala “Edgardo Cacho Pallero”, perteneciente al ISCAA. La proyección de Tierra en Trance (1967) se realiza en el marco de un ciclo de proyecciones que se lleva a cabo durante todo el año. Toda la información referida a los diferentes ciclos, actividades y eventos que ofrece el Instituto Superior de Cine y Artes Audiovisuales puede ser encontrada en la página de Facebook del CECAA.

5.fw (631 x 855)


Glauber Rocha y el Cinema Novo

Una de las consecuencias más interesantes de los nuevos cines surgidos en los años 60 fue que dieron visibilidad a las cinematografías de algunos países que hasta entonces habían pasado inadvertidas en el resto del mundo. Ése era por ejemplo el caso de Brasil, que con el Cinema Novo buscó una forma de tener una identidad y lenguaje propios que reflejaran la realidad del país. Estas primeras películas que consiguieron darse a conocer en países de todo el mundo reflejaban una sociedad empobrecida y una enorme desigualdad de clases.

A partir de la instauración del régimen militar en 1964, la segunda etapa del Cinema Novo enfatizó el tono político de sus obras. Los protagonistas ya no eran campesinos empobrecidos, y la cámara se dirigía hacia los lugares de poder para reflejar la corrupción que dominaba en el país. De todos los films realizados en esta segunda etapa, el más importante de todos sería Tierra en Trance de Glauber Rocha (1967).

9cf62-20183012bdr

Tierra en Trance fue en su momento una de las alegorías políticas más importantes no solo de la situación de Brasil sino de muchos otros países latinoamericanos. La película pone énfasis de forma muy acertada a los elementos clave de los movimientos políticos de la época: el papel absolutamente fundamental de los medios de comunicación o el populismo desmedido. Las campañas políticas parecen números de circo en que sus candidatos buscan convencer a los electores de la forma más efectista posible; de modo que las falsas promesas van acompañadas de elementos típicos del folklore brasileño (la música, el estilo casi carnavalesco) que hacen de todo ello más una pantomima que otra cosa. Rocha desde luego acertó plenamente en el timing a la hora de realizarla: un año después de su estreno se instauró el Ato Institucional Número Cinco, que a efectos prácticos convertiría el régimen militar en una dictadura de facto, haciendo por tanto imposible obras como ésta.

Tierra en Trance está ambientada en Eldorado, un país latinoamericano imaginario. Su protagonista es el poeta y periodista Paulo Martins, que se ve envuelto en las luchas de poder entre los dos principales candidatos para llegar al gobierno: Felipe Vieira, de tendencia populista, y el conservador Porfirio Díaz. Paulo inicialmente trabajó como aliado de Díaz, pero tras concienciarse socialmente decide traicionarlo y dar su apoyo a Vieira, sirviéndose para ello del magnate de los medios de comunicación Julio Fuentes.