Intercambio patrimonial entre el Rosa Galisteo y la vecinal Villa del Parque

La Muestra “Trueque” es un intercambio patrimonial entre el Museo Rosa Galisteo y  la Asociación Vecinal Villa del Parque. Hasta el 27 de octubre el colectivo artístico Barrio sin Plaza exhibe patrimonio del museo provincial en la vecinal del barrio santafesino y expone manifestaciones culturales del barrio en el museo provincial. La entrada es libre y gratuita.

Muestra: Trueque
Muestra: Trueque

El Museo Rosa Galisteo y Barrio sin Plaza anuncian “Trueque”, activación de la muestra patrimonial “Museo Tomado” actualmente en exhibición en el museo provincial, dependiente del ministerio de Innovación y Cultura. El colectivo de artistas -conformado por Ariana Beilis y Malcon D’Stefano- es convocado para activar el acervo desde una perspectiva de democratización y vínculo con la comunidad. La obra propone el intercambio entre patrimonio cultural intangible del Barrio Villa del Parque y el patrimonio artístico tangible del Museo.

“Trueque” se lleva a cabo en la Asociación Vecinal Villa del Parque (27 de enero 3550) y en el Museo Rosa Galisteo de Rodríguez (4 de Enero 1510), ambas muestras con entrada libre y gratuita. La muestra está abierta al público en los horarios de 9 a 12 y de 13 a 18 horas.

Para el cierre de la muestra, el 27 de octubre a las 17 horas, vecinalistas de Villa del Parque se harán presentes en el museo para contar en primera persona la historia del barrio y las luchas sociales que protagonizaron. Esta charla estará acompañada por material documental.

Barrio sin Plaza es un colectivo artístico autogestivo de la ciudad de Santa Fe integrado por Ariana Beilis y Malcon D’Stefano, que trabajan en torno a los espacios públicos barriales. Sus obras son acciones e instalaciones en veredas, parques y lugares accesibles a toda la comunidad. Estas producciones de tipo relacional, surgen de la colaboración entre artistas, gestoras/es culturales, vecinas/os o instituciones.

Trabajo, luchas y conquistas populares
El Museo se proyecta como plataforma de pensamiento crítico y práctica artística contemporánea en estrecho vínculo con el contexto social. Los conceptos “trabajo, luchas y conquistas populares” -propuestos por Barrio sin Plaza- atravesarán la selección de las obras que conformarán las dos muestras de “Trueque”. Las piezas de arte que participarán de la exhibición en Villa del Parque son “La maestrita” de Miroslav Bardonek , “Lado por lado, cabriola y morisqueta” de Gabriela Chávez, “Figura” de Dora de la Torre, “Cuero de nutria en los barrales” de Raúl Domínguez, “Los equecos” de Víctor Hugo Quiroga y “El día que subieron a Ampimpa a ver el Halley” de Gerardo Ramos Gucemas. Las mismas pertenecen a la colección del Museo Rosa Galisteo y se encuentran en exhibición en Museo Tomado. A su vez, el patrimonio inmaterial que se exhibirá en el Rosa Galisteo incluirá la presentación en vivo de la murga “Son Ellas”; audios de murgas del barrio; un altoparlante que emite la historia del barrio en la voz de sus protagonistas; grabaciones de titulares del periódico “La Voz de Villa del Parque” que dan cuenta de las conquistas vecinalistas -con la participación de jóvenes del taller de comunicación que se dicta en la vecinal-; registro fotográfico de la acción que realiza Zulema -vecina del barrio- en conmemoración afectuosa a jóvenes víctimas fatales de la violencia institucional; reproducción de audios con narraciones de cuentos escritos y leídos por niños, niñas y jóvenes del colectivo de escritores LectoBus (talleres para la promoción de la lectoescritura coordinado por Alicia Barberis, escritora santafesina); dibujos de niñas y niños que participan de la activación de La Vitrina que se encuentra emplazada en Villa del Parque.

Museo y barrio
La gestión del Rosa Galisteo impulsa un plan museológico que expande las fronteras -arquitectónicas, conceptuales, discursivas- del ámbito museístico. Las propuestas interpelan desde diferentes ángulos a la ciudadanía para repensar el Museo (su definición, sus funciones, quiénes los habitan, sus orígenes, su contexto) e invitan a ensayar respuestas junto a otras disciplinas y campos teóricos, que más que certezas disparan nuevas preguntas. La institución se conecta con nuevas audiencias, democratiza la participación ciudadana en la construcción colectiva de lo público y, a la par, moviliza al museo a crear estrategias de acceso a los bienes culturales y el patrimonio. Museo y comunidad se ven afectados mutuamente: el museo convoca y es convocado.

Las acciones que marcan este camino entre Museo y comunidad son la muestra Inventario (2016) con los mapeos de Iconoclasistas, espacios de reunión colectiva para la escucha y reconocimiento de los intereses, problemáticas, proyectos, realidades comunitarios. En la misma muestra se presentó “El museo como un campo de batalla” con curaduría de Florencia Magaril como un pequeño gesto de provocación para pensar a los museos como territorios de acción productivos para la creación de experiencias transformadoras. Los artistas invitados trabajaron en base a cuatro binomios en tensión: Elián Chali trabajó con museo/calle; Cintia Clara Romero y Maximiliano Peralta Rodríguez con el binomio práctica institucional/práctica autogestiva; María Luque sobre el azar/control; en tanto Santiago Villanueva y Francisco Bitar lo hicieron a partir del eje coleccionar/desechar. En “Invisibles y Salvajes” (2017) las curadoras Raquel Minetti y Victoria Ferreyra se posicionaron en el eje Arte y Educación, expandiendo la escucha a la participación activa en el Museo; así la sala “Curaduría sobre curaduría” convocó a los vecinos de barrios santafesinos a tomar parte de las decisiones curatoriales, eligiendo las obras que se exhibieron en la Sala San Martín.

“Museo Tomado” -actualmente en exhibición en el Rosa Galisteo- propone una movilización institucional en un amplio sentido. La acción de exhibir todo el acervo, de mostrar las entrañas del museo, es una especie de rito para convocar y para convidar. En este marco, el Museo invitó a Barrio sin Plaza a activar la muestra proponiendo un vínculo con la comunidad, y así se gestó “Trueque”, obra que involucra a los equipos de trabajadores de las áreas Pedagógica, de Montaje, Conservación y Restauración, Reserva, a los residentes culturales del Museo y vecinos del Barrio Villa del Parque.

Barrio sin Plaza
Barrio sin Plaza se inicia en 2016, desarrollando mejoras en la vía pública (tachos de basura, espacios expositivos en fachadas, murales y plazoletas) en el barrio Villa del Parque de la ciudad de Santa Fe. Los objetivos de las propuestas son fomentar el intercambio de ideas a través de experiencias poéticas y promover el uso creativo de los espacios públicos, poniendo en relevancia el valor simbólico que éstos adquieren en la construcción de identidades.

El colectivo Barrio sin Plaza ha sido premiado por Ingenia 2018 Gobierno de la Provincia de Santa Fe, el Museo Rosa Galisteo en Santa Fe 2017, programa Espacio Santafesino 2017 Gobierno de la Provincia de Santa Fe, Fondo Nacional de las Artes 2017, 1° Encuentro Dimensiones Intermitentes en Salta 2017, Plataforma Futuro del Ministerio de Cultura de la Nación 2016, Mención Especial del Jurado de La Secretaría de Arte y Cultura de la Universidad Nacional de La Plata – Argentina 2017, participó de SANTALAB Laboratorio de Innovación del Gobierno de la Provincia de Santa Fe y fue declarado de Interés por la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe 2016 por su labor territorial y su gestión cultural sin fines de lucro.

Sobre el Barrio
Villa del Parque es un barrio situado en el cordón oeste de la ciudad de Santa Fe, a las orillas del Río Salado. Actualmente lo conforman treinta y ocho manzanas contorneadas por 40 calles de tierra y 2 dos asfaltadas, en las cuales se erigen 700 viviendas que albergan a 3000 vecinos. En sus comienzos, año 1950, fue poblado por ribereños locales y familias oriundas del noroeste de la Provincia de Santa Fe. Originariamente el barrio se llamaba El Triángulo, en alusión a la forma de su trazado, pero posteriormente recibió el nombre actual por ser un asentamiento lindero al Parque Juan de Garay.

En 1955 funda su Ascociación Vecinal y 1968, junto a Osvaldo Catena del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, surgieron cuantiosas organizaciones sociales y artísticas que al día de hoy dan testimonio de la identidad barrial. Entre ellas pueden mencionarse el diario La Voz de Villa del Parque -publicación mensual realizada íntegramente por las y los vecinos-, Asociación Vecinal Villa del Parque, Radio 88.1 Mutual Solidaria, Escuela Nº 1132 Cristo Obrero, Santa Fe en Actividad por los Derechos de la Mujer, el taller de escritura Lectobus coordinado por la escritora Alicia Barberis, Escuela de Música barrial, Escuela de Circo, Centro de Día por Una Mejor Comunidad, Copa de Leche MST, entre muchas otras.
La lucha vecinal por la realización de obras públicas (recolección de residuos, agua potable, luz eléctrica y asfaltado) ha sido la bandera que sostiene el barrio desde 1968, año en que logró el reconocimiento del loteo barrial por parte del municipio. La alta densidad poblacional que presentaba el lugar motivó el consenso de las y los vecinos en lotear para viviendas la manzana destinada a la plaza. Desde entonces se habitan sus calles y veredas como área de encuentro y esparcimiento.