Bomberos voluntarios de María Juana: 35 años al servicio de la comunidad  

En el año 1984, se produjo un incendio de gran magnitud en la localidad, puntualmente en la carpintería Brignone, propiedad en esa época de Italo Brignone.  Para sofocar el incendio fueron convocados cuarteles de San Francisco, Rafaela, Sastre, San Jorge y demás localidades. Desde ese momento nace la inquietud de formar un grupo de personas para comenzar con el primer plantel de bomberos voluntarios.

Bomberos Voluntarios de María Juana

En un principio se comienza con reuniones periódicas en la comisaría local y, es allí, donde todo fue tomando forma. En el mes de diciembre de 1985 se consiguió la personería jurídica que le dio el marco legal al cuartel. La primera sede funcionó en la esquina de calle San Martín y 25 de Mayo, propiedad del Molino Victoria. Estando aún en esa sede se consiguió el aporte de la comuna local, también de instituciones y vecinos para la compra de la primera unidad que consistió en un camión Ford con tanque de agua, antiguamente, propiedad de los bomberos voluntarios de San Francisco. Por otra parte, recién en el año 1995 se adquiere el inmueble donde funciona la actual sede ubicada en calle Padre Calleri y Mitre. Cabe recordar que en dicha propiedad funcionaba una empresa cerealera de la firma Bocchio y Zimmerman.

Desde entonces muchos hombres pasaron por la institución para llegar a ser el cuartel de bomberos que es hoy. Actualmente, la integran 32 personas; de ese total algunos hombres y mujeres cumplen el rol de bomberos y el resto conforman la comisión directiva. En el presente la Jefatura está a cargo de Juan Marcelo Brignone y de Mauricio Rassetto como Sub jefe del cuartel.

A su vez, la institución cuenta con instructores a nivel regional, provincial y nacional en rescate vehicular, materiales peligrosos, trauma, pre hospitalario y seguridad del bombero. Además, cuenta con brigadistas a nivel provincial, brigada acuática y forestal y dos perros amaestrados pertenecientes a la brigada k9 que son especializados en búsqueda de personas con vida. También, posee una brigada interna de rescate con cuerdas en altura y profundidad. Todos los miércoles estas brigadas se capacitan con la escuela de formación interna en diferentes materiales, con clases teóricas y prácticas, y acuden a cursos regionales; provinciales y nacionales para perfeccionar sus conocimientos y ascender en grado y cargo. Asimismo, se cuenta con 9 unidades motorizadas, cada una de ellas adaptadas para diferentes emergencias, logrando así acudir con móviles disponibles a distintos siniestros que puedan surgir en simultáneo.

La jurisdicción actual es amplia ya que abarca María Juana, Garibaldi, Mangoré, Eustolia, Plaza y Estación Clucellas teniendo en cuenta, además, las zonas rurales de dichas localidades. Por otra parte, cubre la ruta provincial n° 13 y parte de la Autovía n° 19. Desde hace unos años se creó un destacamento en Clucellas que en la actualidad cuenta con 5 bomberos y 2 móviles para acortar el tiempo de llegada de las dotaciones del cuartel central.

Al día de la fecha se trabaja en el objetivo de agregar un salón de dos pisos para aula de capacitación en planta alta y salón de máquinas en planta baja. En cuanto a equipamiento, todos los años se adquieren diferentes materiales que en su mayoría son importados de Estados Unidos; para sumar tecnología y seguridad.

Hay que destacar el gran esfuerzo económico que deben hacer los bomberos voluntarios para adquirir un equipamiento de botas, casco, guantes y equipo de respiración; con un valor que ronda los $250.000 para cada uno. Costos que de hecho, se juntan por medio de subsidios nacionales, cuota societaria mensual, la venta anual del bingo y el apoyo de las Comunas de la jurisdicción.

A 35 años de su inicio podemos decir que la institución creció a pasos agigantados en lo que refiere, principalmente, a la parte edilicia, como así también; en adquisición de materiales, equipamientos y unidades.

Fuente: Barriocultura / Revista: Fiestas Patronales de María Juana 2019